Los Faroeses están dispuestos a dialogar acerca del grindadráp, dicen defensores de delfines

Faroese women dressed up in traditional clothes for a festive occasion. Photo: Hans Peter Roth

Habiendo regresado de un viaje a las Islas Faroe, una vez más se dio la conversación sobre la controvertida cacería de calderones, dos activistas por los derechos de los delfines charlaron con el Digital Journal acerca de sus experiencias.

Por Elizabeth Batt

Faroese women dressed up in traditional clothes for a festive occasion. Photo: Hans Peter Roth

Mujeres faroesas vestidas con ropa tradicional para una ocasión festiva.
Foto: Hans Peter Roth

El año pasado fue en Taiji, Japón, este año las remotas Islas Faroe. Con el corazón en la mano, Sasha Abdolmajid y Hans Peter Roth tocaron el tema del grindadráp, de la misma manera como lo hicieron en Taiji, con toda la voluntad de escuchar y con un espíritu de cooperación.

Fueron sorprendentemente bien recibidos. Abdolmajid contó al DJ (Digital Journal) que ambos fueron bienvenidos en la casa,”de un hombre del cual se dice que ha matado mas de cien calderones en lo que lleva de vida hasta ahora”. Fue una situación que pudo haber sido extraña, incluso incómoda, rodeados por habitantes de la comunidad local, pero ahí nos sentamos, Abdolmajid agregó, “con este increíblemente abierto diálogo acerca de los siglos que llevan cazando calderones.”

Aún así, ninguno de ellos estaba preparado para lo que pasó después.

“Tengo que agregar que estoy en contra de la cacería de calderones y que no tengo miedo de expresarlo,” dijo una joven local de 28 años, a quien Abdolmajid y Roth llamaron Hanna. “No esperábamos que los lugareños, especialmente no en una comunidad rural pequeña de un pueblo Faroes, fueran tan abiertos para expresar su rechazo a la grindadráp,” Roth, un periodista radicado en Suiza nos explicó.

Una segunda pregunta de otro lugareño llamado Kristian* pareció casi inevitable, “¿Por qué están aquí?” preguntó. Abdolmajid, un activista independiente, le respondió con toda honestidad. “Nos gustaría ver el fin del grindadráp lo más pronto posible, así que estamos buscando lugareños con ideas afines para tranquilizarlos y apoyarlos a contactarse entre si,” él dijo.

La caceria de calderones (grindadráp)

Las cacerías de calderones, llamadas grindadráp o el grind en en Feroés, se realizan en bases no comerciales y son un evento comunal. Cuando un grupo de calderones es avistado, hacen sonar la alarma y los lugareños se dirigen a sus botes. Formando un amplio semicírculo alrededor del grupo de cetáceos, y éstos son conducidos a un área designada. Después de arrinconarlos en aguas poco profundas, los cetáceos son asesinados individualmente con una lanza ballenera especial, la cuál corta su espina.

Los números de matanzas cambian cada año. Según ASCOBANS, entre los años 1991 a 2011 en las Islas Faroe, la cacería anual fue desde cero (en 2008) a 1572 (en 1992).

La respuesta de Abdolmajid al porqué ellos estaban ahí, había despertado el interés de Hanna. Ella estaba en contra de la cacería, les dijo, pero admitió que estaba algo confundida al no saber exactamente que responder cuando sus amigos le preguntaban las razones por las cuales ella quería que el grind se detuviera. Para Hanna, un incidente en 2010, la hizo rechazar enfáticamente la cacería. El infame grindadráp en Klaksvík, fue una cacería que salió “horriblemente mal” les dijo a este dúo. “Desde ese día estoy totalmente en contra esta cacería.”

Hans Peter Roth y Sasha Abdolmajid en Tórshavn

Preguntábamos a Roth ¿que había pasado en Klaksvík? El periodista explicó:

El 19 de julio de 2010, durante la mas grande cacería en los últimos 6 años, 228 calderones fueron encallados en el pueblo de Klaksvík, a pesar de que oficialmente sólo hay espacio para unos 100 calderones. Esto produjo un caos y una masacre. Muy pocos hombres ahí tenían el conocimiento de cómo matar a los calderones rápidamente; estaban sorprendidos por la cantidad de animales en la playa, las rocas y en todas partes.

Muchos jóvenes literalmente rajaron a los calderones con sus cuchillos para desangrarlos y matarlos, pero algunos no lo lograron rápidamente. La cacería dejó a muchos residentes de Klaksvík aterrados y conmocionados, a pesar de que la mayoría de ellos están (o estaban en este punto) a favor del grindadráp.

Tristemente, este no fue de lejos el único incidente irritante. Los reportes prueban que los lugareños de varias zonas de las 22 playas designadas para las matanzas, han matado especies de delfines que están protegidas incluso por la Ley Faroesa, tales como delfines de Risso y orcas. (En 1978, una cacería única en que mataron a orcas ocurrió en las Islas Faroe. Nunca se ha repetido).

En al menos un caso, prácticamente casi el total de 62 calderones cazados tuvo que ser arrojado al mar sin consumir porqué su carne se había echado a perder. Los cetáceos habían sido cazados relativamente tarde en Viavík el 10 de Noviembre de 2010, y fueron abandonados sin limpiarlos cuando cayó la noche. La mañana siguiente la mayor parte de la carne se había descompuesto.

Con la atención pública enfocada principalmente en la cacería de calderones, las muertes de las especies protegidas a veces pasan inadvertidas. Pero las islas son frecuentadas por otros cetáceos, orcas incluidas. Estas orcas, Abdolmajid y Roth me dijeron, son conocidas por su inigualable técnica de caza en la región:

Los habitantes de la isla sureña, Suðuroy, han visto orcas al acecho muy cerca de la costa rocosa y de repente saltar fuera del agua para atrapar eiders (patos marinos) o cormoránes distraídos en las rocas. Por esta razón, la orca es también llamada la Ballena Eider por los lugareños. Eso nos sorprendió mucho. Hasta ahora solo habíamos escuchado de orcas cazando en esa forma a algunas especies de focas.

Este dúo supo de estas estrategias de caza del Faroe Islands Whale Watch (Centro de Observación de Cetáceos de las Islas Faroe), una facilidad de investigación de orcas que dirige un centro de visitantes en la ciudad capital de Tórshavn. “Fue abierto este verano y ha sido recibido con un interés considerable por parte de los lugareños,” dijo Roth. “El objetivo de este centro es la foto identificación de las orcas alrededor de las Islas Faroe.”

Roth agregó:

Un hecho curioso es que los Faroeses le tienen un gran respeto a las orcas y hay un reconocimiento generalizado sobre su muy alta inteligencia (sin olvidar que las orcas son los parientes más cercanos de los calderones). Hay informes de los Faroeses siendo mortalmente asustados cuando son seguidos por curiosos calderones cuando se encuentran en sus botes. Ellos aceleran la velocidad pero las orcas continúan siguiéndolos, lo cual asusta a lugareños aún más, a pesar de que lo mas probable las orcas sólo estaban siendo juguetonas.

Picture taken Sept. 2012 by Planet Whale’s research team on the island of Suðuroy. This female orca has been identified and named as “Cristina.” Photo: Mark Hosford, Planet Whale

Foto tomada en set. 2012 por el equipo de investigación de Planet Whale (Planeta Ballena) en la isla de Suðuroy. Esta orca hembra ha sido identificada y nombrada como “Cristina”. Foto: Mark Hosford, Planet Whale

Para Kristian, la conexión con las orcas era fuerte. Abdolmajid y Roth dijeron que él mostró una particular preocupación acerca del su bienestar y preguntaba si haya más países que estén cazando estos bellos depredadores ápex. Para estos visitantes defensores de los delfines, la puerta se abrió aun mas para ofrecer una oportunidad de educar que debía ser aprovechada.

Abdolmajid dijo:

Kristian actuó sorprendido por los resultados de los estudios científicos que prueban que los delfines (los calderones son también una especie de delfín) son conscientes de si mismos. Por ejemplo si se ven en un espejo y están perfectamente conscientes de su existencia individual. Tristemente esto hace que ellos sepan muy bien lo que está a punto de pasarles cuando ellos y su grupo son conducidos a la playa para ser sacrificados. Algo que lo sorprendió aún más fue el hecho de que los calderones son los parientes mas cercanos de las orcas en la familia de los delfines. Nos dio mucha felicidad el obsequiarle un DVD con la película documental The Cove (La Calera) ya que el mostró también mucho interés por la cacería de delfines en Taiji, Japón.

Los riesgos médicos del consumo de carne de calderón

El verano en las Islas Faroe, es tiempo de celebración y fiestas. “La carne seca de calderón se sirve, una delicadeza popular,” dijo Abdolmajid. A pesar de eso, agregó el defensor de delfines, “las generaciones jóvenes se abstienen de consumirla mas y mas.”

Roth profundizó en el tema:

Niños y mujeres jóvenes raramente la tocaran, especialmente las mujeres embarazadas o las que desean tener hijos. Si éstas mujeres quieren comerla o probarla, sus amistades les advierten de no comerla. Esta carne de cetáceos y su grasa están simplemente demasiado contaminadas con toxinas, la mayoría tales como mercurio y PBCs. Ahora en día es del conocimiento general entre los aproximadamente 50,000 habitantes de las Islas Faroe. Esto se debe considerablemente a un solo hombre Faroes: Dr. Pál Weihe, médico jefe del Departamento de Medicina Ocupacional y Salud Pública de las Islas Faroe.

Esto fue con Sugestiónes del Dr. Weihe en 2008, que el Ministro de Salud Faroes publico una advertencia para limitar o omitir el consumo de la carne de calderón.

Abdolmajid explicó:

Estas recomendaciones resultaron en gran debate entre los lugareños, pero hoy por hoy existe poca disputa acerca de los hechos. En una entrevista que le hicimos con Pál Weihe en junio 2013, el confirmó la validez de éstos estudios después de más estudios adicionales extensivos, comprobando y recomprobando y actualizando los estudios que este problema ha tomado.

En estudios neuropsicológicos practicados a niños, por ejemplo, su equipo de investigadores encontró un impacto del mercurio en varios puntos: en el cerebro, por ejemplo, en tiempo de reacción, en memoria, en lenguaje. En otras áreas también se han encontrado indicios de discapacidades. “No una gran discapacidad,” dijo Weihe, pero todos iban en la misma dirección negativa.

Estudios adicionales de Weihe y otros departamentos, tales como la Agencia Ambiental, también confirmaron la validez e importancia de los resultados de los estudios y resultados del Dr. Weihe. “Estos representan aun mas pasos para el camino a la erradicación de la caza de ballenas y el porqué esta actividad debe pertenecer solamente a museos y a libros de historia,” agregó Abdolmajid.

Cambio de actitudes

Abdolmajid y Roth, ambos le dijeron a DJ que las actitudes están cambiando en las Islas Faroe y no sólo acerca del grindadráp. “Existe una demanda creciente por el eco-turismo y las Islas Faroe están perfectamente dotadas para ello,” dijo Abdolmajid. Las Faroe están constituidas por 18 islas en medio del Océano Atlántico del Norte. Localizadas al noroeste de Escocia y en el medio de Islandia y Noruega, no importa dónde te encuentres en las islas, tu nunca estarás a más de 3 millas del océano.

Roth profundizó en el atractivo de las islas y la creciente consciencia de los Faroeses en su medio ambiente:

Las islas son bellas, y los turistas actualmente vienen a visitarlas por su dramático paisaje y sus altas rocas llenas de aves. Les gustaría ver este eco-turismo desarrollarse, así como lograr un mayor entendimiento de los mamíferos marinos.

Es fascinante ver el creciente interés de los Faroeses en otros cetáceos que no sean calderones y que no sean considerados únicamente como recursos marinos. Al emerger cetáceos alrededor de las islas, ahora también emergen en las noticias. La actitud está cambiando – al menos poco a poco. Mientras tanto los Faroeses – quizá las personas más hospitalarias que hemos conocido hasta ahora – son gente muy orgullosa de su herencia cultural; y esto está ciertamente justificado.

Land-based whale watching on the West side of Streymoy, the main island of the Faroes. Photo: Sasha Abdolmajid

Observación terrestre de cetáceos en el lado oeste de Streymoy, la isla principal de las Islas Feroe.

En épocas pasadas, los Faroeses dependían de la carne de calderón para sobrevivir. Con sus tierras no adecuadas para la agricultura, los isleños aislados tenían que depender casi por completo de la pesca, algún ganado y también calderones.

Pero hay un cambio gradual en la actitud de los isleños y en los defensores, ambos creen que para ayudar al cambio, el asunto del grindagráp debe ser manejado con sumo cuidado y consideración por la cultura y la historia de éstas islas.

“Hay varias razones para rendir tributo a esta cultura por su esfuerzo y capacidad de supervivencia en un medio ambiente tan difícil,” dijo Roth, “por otro lado, los Faroeses tienen muchas razones para rendir tributo a los calderones, ya que estos cetáceos han contribuido esencialmente a la supervivencia de la gente Faroesa y a su cultura. Así que ¿por que no celebrarlos en vez de cazarlos?”, él agregó.

Kristian no es cazador de calderones, Abdolmajid dijo a DJ, y aunque no está contra la caza de y le gusta consumir su carne o su grasa de vez en cuando, “a él realmente no le importaría si se erradica la práctica de cacería,” explicó Abdolmajid. Pero Kristian si fue muy claro sobre extranjeros que visitan las Islas Faroe sin ningún conocimiento. Si su propósito sólo era el de gritar a los lugareños y señalarlos con los dedos, se encontrarían con muy poca aceptación a su llegada.

“La amabilidad es la clave,” dijo Roth, así como “apertura, diálogo, escuchar y aprender, intercambiar información e ideas y lograr un entendimiento de ambas partes. Esto es algo que ya está sucediendo en las Islas Faroe.”

Efatizando, ambos Roth y Abdolmajid señalan una frase de una paisana canadiense, defensora y autora de libros, Leah Lemieux. “Si quieres que los Faroeses sean amigos de los cetáceos, primero debes ser amigo de los Faroeses.”

One of the Faroe Islands, Koltur is located to the west of Streymoy. Abandoned in the 1980s by sheep farmers, two people returned there in 1994 to restore the village. Photo: Hans Peter Roth

Una de las islas Feroe, Koltur está situada al oeste de Streymoy. Abandonada en la década de 1980 por los ganaderos de ovino, dos personas regresaron allí en 1994 para restaurar el pueblo. Foto: Hans Peter Roth

Abdolmajid está de acuerdo. “Su gente hospitalaria, abierta y receptiva hacen que dialogo e intercambio de ideas sea tan fácil,” dijo. “Depende de nosotros decidir si queremos aislar los Faroeses, señalarlos con los dedos y como consecuencia prolongar cosas como el grindadráp, forzándolos a entrar a un estado de renuencia,” agregó, “depende de nosotros no hacer eso y evitar círculos viciosos innecesarios.” Roth agregó, “acerquémonos de la manera correcta, los Faroeses están muy abiertos al dialogo.”

*Nombre cambiado

Traducción de Maria Eugenia Gonzalez y Toni Gutierrez

Comments are closed.